Vida de un perro

Se llamaba Chicote, era uno de estos perros sin una raza determinada. Pero era fuerte y sano, muy sano. Hasta que la salud lo abandonó a sus 14 años. Después de toda una vida corriendo por los caminos (nunca nadie encontró la forma de evitarlo), le llegó la vejez y, con ella, una enfermedad cardiaca que se lo llevó a los pocos meses de haber cumplido los 15.

Durante toda su vida se dedicó a explorar, a correr y, sobre todo, a saltar. Él no llegaba a los 40 cm de alto, pero pasaba sobre muros y verjas de más de un metro y medio sin ningún problema. Era imposible ponerle fronteras a su mundo. Había muchas cosas que descubrir ahí fuera.

El día del diagnóstico

“The Man From Earth”

No sé si alguien reconocerá el título. Se trata de una película realizada en 2007. De bajo presupuesto y con poca distribución. De alguna manera me las arreglé para verla, me llamó la atención la premisa “hagamos ciencia ficción con el mínimo presupuesto posible”. La película se desarrolla en una sola localización, una cabaña en mitad de ninguna parte.

Cuando se trata de ciencia ficción siempre tendemos a pensar en que hace falta un gran presupuesto. Porque necesitamos muchos efectos especiales. Esta película no tiene efectos especiales caros. Y a pesar de eso es uno de los films de este género que más me ha intrigado.

Puede que se trate de mi película preferida. Y una de las razones es que demuestra que para crear algo interesante no necesitas mucho dinero o muchos medios o mucha gente. Esto es un grupo de personas en una cabaña y una cámara. Me hace pensar que solo hace falta una buena idea para conseguir algo que merezca la pena, no solo en cine, también se puede aplicar a cualquier otro medio o hecho de nuestras vidas.

The Man From Earth” (El hombre de la Tierra) da alimento para el pensamiento por muchas razones. No solo por su trama, también por la forma de hacerla.

Otra película que se ajusta a la premisa “ciencia ficción de bajo presupuesto es posible” es “Primer“, pero esta me gusta menos. Son viajes en el tiempo y me acaba dando dolor de cabeza intentar unir todos los trozos. Pero también la hicieron con muy poco dinero y sin grandes efectos especiales.

La vida Slow

¿Has oído hablar del Movimiento Slow? Es una filosofía de vida que se va extendiendo poco a poco. Consiste, fundamentalmente, en desacelerar nuestras vidas, tomarnos tiempo para hacer cada cosa y no ir siempre con prisas. El ritmo de vida actual hace que creamos que todo tiene que ser rápido, y que cuanto más rápido hacemos, de más cosas podemos disfrutar.

Yo prefiero hacer menos y disfrutar más rato de lo que me gusta. O tomarme con calma lo que no me gusta para hacerlo bien y no tener que repetirlo.

La primera vez que oí hablar del Movimiento Slow, o Lento, fue en una charla a la que acudí hace años. En aquella época estudiaba algo relacionado con turismo y nos invitaron a escuchar a una señora que había venido a la isla a hablarnos del Turismo Slow. La mujer tuvo que cambiar el enfoque de su charla, porque se da el caso de que vivo en una isla Slow, muy Slow. Somos famosos porque nos tomamos nuestro tiempo en todo y no nos importa llegar tarde a los sitios, si así podemos hacer las cosas sin prisa. Las frases que más decimos a los turistas son “Tranquilo” y “Relájate”, pero con tono “traaaaanquiiilo”, “reláaaaajaaatee”.

Aquí te dejo con un poco de alimento para el cerebro. ¿Te atrae el Movimiento Slow? ¿La idea de una vida más lenta te parece atractiva?

Aquí estoy…

Quiero aprender a escribir. Para esto, lo mejor es escribir algo cada día. Pero eso no es lo que voy a hacer aquí. Aquí voy a escribir sobre asuntos que me parezcan interesantes. Iré publicando los artículos según los vaya terminando. Soy una persona con intereses muy variados, así que prepárate para leer un día sobre fotografía y al siguiente sobre la Estación Espacial Internacional. O sobre la recolección del aguacate, quién sabe.

Con esto me gustaría mejorar la calidad de mis escritos, porque tengo la impresión de que tiendo a enredarme con las palabras. Si escribo pensando que otra persona real, de carne y hueso, va a leerlo de verdad, igual me enredo menos…